Cómo cultivar una jugosa sandía en casa paso a paso.

Cómo cultivar sandía.

Con la llegada de la primavera y temperaturas más cálidas, este es el momento ideal para cultivar todos los cultivos de verano en nuestros jardines.

Hoy, en este artículo, veremos paso a paso cómo cultivar sandías en nuestros jardines que se pueden comprar en viveros o incluso cultivar en invierno.

Para cultivar sandía necesitamos un clima cálido para crecer, ya que la planta es muy sensible al frío, por lo que la plantaremos en primavera, cuando pase el fuerte riesgo de heladas. Elegiremos una zona soleada del jardín.

Y como somos plantas rastreras, necesitamos suficiente espacio para cultivarla, al menos 2 metros cuadrados a 4 metros por planta. Una vez seleccionado el mejor sitio para la preparación del suelo.

Las sandías tienen raíces profundas, por lo que debemos preparar el suelo, idealmente profundo hasta que esté lo más suelto posible, se pueden cultivar en cualquier suelo, aunque idealmente con la menor cantidad de arcilla posible, que es más importante, los buenos sistemas de drenaje son demasiado susceptibles a los hongos. Infecciones

Cuándo plantar sandía.

Las semillas de sandía requieren una temperatura de al menos 15°C para germinar y desarrollarse en el ambiente ideal de 23-30°C. Por este motivo, las semillas de sandía se suelen plantar en primavera, como abril y mayo, cuando ya ha pasado el peligro de heladas que acabarían con las plántulas.

Sin embargo, siempre que tenga en cuenta este rango de temperatura y el clima local, puede plantar semillas de sandía antes, si el clima lo permite. Sin embargo, siempre que tenga en cuenta este rango de temperatura y el clima local, puede plantar semillas de sandía antes, si el clima lo permite.

Otra opción que puedes elegir es plantar las semillas en un semillero y cubrirlas en un ambiente controlado para luego trasplantar la sandía al exterior cuando la temperatura suba. Con este método, puede adelantar todo el proceso de 2 a 3 meses.

Gradualmente cultivar sandías. Ahora te explicaremos paso a paso cómo cultivar semillas de sandía o cómo sembrar sandía:

  1. Preparar la tierra:

Si quieres cultivar sandía directamente al aire libre, tendrás que limpiar y desherbar la tierra para airearla y aflojarla. Rompe los pedazos grandes y haz que todo sea suave y liviano para que drene tanto como sea posible.

La sandía es una planta que necesita buena humedad, pero al mismo tiempo es sensible a la infestación de hongos, por lo que un buen drenaje es fundamental para el cultivo.

Tampoco es muy exigente con los nutrientes del suelo, por lo que no es necesario añadir materia orgánica en este momento.

  1. Distancia de distribución:

Esta planta se desarrolla mucho, por lo que es necesario destinar una distancia de unos 2 metros a cada planta, ya sea en la misma hilera o entre hileras diferentes.

  1. Cavar el hoyo:

Las semillas no tienen que ser profundas, pero hicimos los agujeros más grandes para preparar la cama con algo de material orgánico. La profundidad es de unos 10 cm.

  1. Añadir materia orgánica:

Lo mejor es utilizar vermicompost, un compost orgánico y ecológico muy completo y útil. El compostaje también es una buena opción si no lo tienes. Añadir para cubrir las tres cuartas partes del agujero.

  1. Siembra las semillas de sandía:

Deje las semillas sobre la capa de material orgánico que acaba de colocar y cubra con tierra solo una última vez.

  1. Riego de mulching y abundancia:

Con las sandías, es recomendable tener mucho cuidado con el cultivo de malas hierbas, por lo que cubrir la tierra con mantillo es una opción muy interesante para mantener a raya las malas hierbas mientras se eleva la temperatura del suelo. Después de eso, el agua fue abundante, pero no hubo inundación.

  1. Recomendaciones finales:

Si tus plántulas brotan y comienzan a crecer y ves una ola de frío, puedes usar una cantimplora o cantimplora o cántaro con tierra cortada y sin tapa como invernadero improvisado para protegerlos de lo peor del frío.

Cuidados básicos de la sandía.

  • Suelo: Se requiere buen drenaje. Los requerimientos de materia orgánica no son altos.
  • Riego: Frecuente. El suelo debe mantenerse húmedo con frecuencia o la fruta estallará. No hay charcos ni humectación de plantas.
  • Clima: Requiere temperaturas superiores a los 20 ºC para su óptimo desarrollo. Es muy sensible a las heladas, que pueden dañar las plantas.
  • Luz: Se requiere mucha luz solar durante la germinación. En la etapa inicial, si las plántulas no reciben suficiente luz, existe el riesgo de que se descongelen, un detalle que es especialmente importante al plantarlas en semilleros para su posterior trasplante.

Esperamos haber despejado tus dudas y haberte ayudado para que puedas cultivar tu sandía favorita en tu jardín o maceta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.